DE SARRIA A COMPOSTELA

Camino de Santiago Francés

Sube la Escalinata Mayor y adéntrate en la zona histórica de Sarria: Iglesia neogótica de Santa Mariña (1885), Iglesia de San Salvador (S.XIII), Torre de la Fortaleza (S.XIII), Monasterio de la Madalena (S.XII), el antiguo hospital de peregrinos de San Antón (S.XVI) o la Iglesia de San Lázaro (S.XV-XVII).

Abandona la villa por Ponte da Áspera (reconstruido en el S.XVIII sobre puente medieval) y comienza a ascender hasta encontrarte con la Iglesia Románica de Santiago de Barbadelo (S.XII), declarado Bien de Interés Cultural.

Te animamos a recorrer los 114 kilómetros que te separan de Santiago y de la Compostela o a hacer la etapa del Camino Francés Sarria – Portomarín de 21,6 kilómetros. ¿Caminamos?

El trazado del Camino de Santiago en el municipio de Sarria.

La “Strata publica peregrinorum” o “Corga Francesa”, hace un recorrido a través del término municipal de Sarria de 19 km. (la variante de Samos que pasa por Perros suma 2 km. más).

Entra en el Concello de Sarria por A Furela (Concello de Samos), siguiendo por Pintín y A Pedra de Calvor (donde actualmente hay un albergue de peregrinos de la red pública), en este lugar se une la variante de Samos, en la que la parada anterior a Calvor sería Perros; continua hasta Aguiada y desde allí sigue por San Mamede do Camiño, San Pedro do Camiño, O Pividal, Vigo de Sarria y O Campo do Rolo alcanza la Ponte Ribeira; para atravesar la Villa de Sarria por la Rúa do Peregrino, Escaleira da Fonte ou Escalinata Maior, Rúa Maior, Rúa da Mercede, donde se situaba el anterior punto kilométrico 111 (donde hoy se encuentra la antigua Prisión Preventiva, hoy Oficina de Turismo), hasta llegar al Monasterio de la Magdalena (Convento de la Merced).

Desde A Ponte da Áspera por San Miguel, O Castro y lugar de As Paredes llega a Vilei, continuando por Mosteiro de Barbadelo, San Silvestre, Rente, Mercado da Serra, y por el real Muiño de Marzán, O Sistelo, A Olga, Novelle, Peruscallo, Cortiñas, Lavandeira, O Casal, A Brea y por último Morgade.

El Camino de Santiago fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Primer Itinerario Cultural Europeo por el Parlamento Europeo y recibió el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia.

Todo ello destaca la importancia del intercambio cultural, religioso, ideológico y de convivencia generado por el hecho de las peregrinaciones y como cada año son más los peregrinos de todas las lenguas, nacionalidades y culturas que realizan esta ruta secular a pie, en bicicleta, a caballo o con empleo de otros medios, movidos por las más diversas razones.

La mayor parte de esos peregrinos eligen Sarria, lugar donde Alfonso IX remató su peregrinación, para comenzar la suya, ya que Sarria se encuentra a 114 km. de Santiago de Compostela, dentro del recorrido mínimo necesario para obtener la Compostela; además de por estar bien comunicada y ser la localidad con mayor número de servicios en el Camino Francés y contar gran infraestructura.

En el actual auge del hecho de las peregrinaciones tuvo muy destacada parte el sarriano don Elías Valiña Sampedro, “O Cura do Cebreiro”, inventor de la universal flecha amarilla del Camino.

La octocentaria villa de Sarria ha sido lugar de paso de peregrinos desde la Edad Media, su historia está ligada a las peregrinaciones. Fruto de este florecimiento cultural y artístico fueron la fundación por toda la comarca de diversos monasterios como Santo Estevo de Calvor (785), Santa María de Corvelle (857) o San Mateo de Vilapedre (segunda mitad del X), San Martiño y Santiago de Barbadelo, San Paio de Piñeira, Santiago de Mortoláns, San Paio de Cesar, San Salvador de Barxa, San Salvador de Rosende, San Mamede de Pinza, San Pedro de Taíde…

Mención especial merece el Monasterio de la Magdalena, fundado a principios del S. XIII como hospital y albergue para descanso y abrigo de los peregrinos, por dos religiosos italianos de la Orden de los Bienaventurados Mártires de Cristo.

En Sarria hubo otros hospitales: el de Santo Antón (S. XVI), actual juzgado, fundado por don Dinís de Castro, que atendía a los peregrinos cuando volvían de Santiago, y el de San Lázaro (de leprosos) del que sólo se conserva una preciosa capilla, el Hospital Vello, en el solar del número 18 de la Rúa Maior, así como los de A Aguiada, O Carballal, Santa Marta, Barbadelo, Morgade y Goián.

La presencia jacobea de la que fueron muestra los nueve hospitales establecidos en la zona, se muestra activa en la actualidad en los albergues de la villa y medio rural.

Fotografía de Elías Valiña SampedroEn realidad don Elías Valiña Sampedro, es el sarriano más conocido entre los hijos ilustres que dio el siglo XX. Sin su labor de calado y efectivo, sería imposible entender el actual buen suceso de la milenaria ruta jacobea.

Nació en Mondín, parroquia de Santa María de Lier (02/02/1929). Hizo estudios eclesiásticos en el Seminario de Lugo, siendo ordenado sacerdote. Licenciado en Derecho Canónico por la Universidad de Comillas y Doctor por la de Salamanca.

Conocido como “O cura do Cebreiro”, por desempeñar su labor apostólico en varias parroquias del Concello de Pedrafita, a partir de 1967, y de tener activa participación en la restauración del conjunto poblacional y su significado como hito Jacobeo, ya que fue propulsor de la restauración del templo, hospedería del poblado de O Cebreiro, que estaba en peligro de extinción. Las obras fueron iniciadas en 1962 y en 1971 fue inaugurado un Museo Etnográfico en las pallozas ya restauradas.

Su trabajo “El Camino de Santiago. Estudio histórico-jurídico”, fue galardonado con el Premio «Antonio Nebrija» (1967) y publicado en 1971 por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Fue correspondiente en la Academia de Doctores de Madrid (sección de derecho) y miembro de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Iglesia en Galicia y del Consejo de Cultura de la Diputación Provincial de Lugo.

Participó activamente en el “Inventario histórico-artístico de Lugo y su provincia” (Madrid 1975-1983), colaboró con la Universidad Pontificia de Salamanca en la elaboración del primer volumen del “Synodicon Hispanum” (Madrid 1981), dedicado a Galicia y fue comisionado por la secretaría de Turismo para la redacción de la “Guía del Peregrino. Camino de Santiago” (Madrid 1982). En 1971 publicó en el Faro de Vigo el trabajo “Caminos de Compostela”.

De 1986 es la obra “Catálogo de los archivos parroquiales de la diócesis de Lugo”. Por el que el CSIC le entregó el premio “José María Cuadrado”. Otras publicaciones: «Galicia y el actual resurgimiento del Camino de Santiago».

Dedicado activamente a la revitalización del Camino de Santiago, en 1984 emprende la señalización de las diferentes etapas con la flecha amarilla, que lo distingue, desde Valcarlos a Compostela, y dentro del tramo gallego realizó trabajos de limpieza, fijación de alternativas, etc.

Publicó diversas guías del Camino de Santiago, promovidas por editoriales turísticas, que destacan por ser prácticas y muy fundamentadas. Su intenso labor jacobeo llevó a que fuese nombrado Comisario del Camino de Santiago en el “I Encuentro Jacobeo” (Santiago 1985). Promotor e inspirador de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, tanto en España como en el extranjero, y de su federación, publicó un interesante “Boletín del Camino de Santiago” y participó en conferencias, ciclos divulgativos, congresos, etc. en un trabajo de auténtico apostolado jacobeo.

La muerte le sorprendió el 11/12/1989, cuando su labor daba los primeros frutos y las peregrinaciones se estaba convirtiendo de nuevo en un hecho de masas. Fue enterrado en la Iglesia de Santa María A Real do Cebreiro, en el atrio del templo. Son muy numerosas las muestras de homenaje y admiración dejadas en sentidas inscripciones dedicadas a su figura, por asociaciones, instituciones y particulares de diversos países, colocadas a lado de un busto recordatorio.

Honrando su memoria hay una calle que lleva su nombre en la villa, esta calle une el trazado histórico del Camino y la carretera que une O Cebreiro con Portomarín, justo en la entrada de Sarria; sirve para recordad y hacer homenaje a un personaje singular que dedicó todo su esfuerzo en hacer resurgir y potenciar las peregrinaciones a Compostela. En la Iglesia de Santa Mariña está instalada una inscripción en su recuerdo como “constructor do Camiño das modernas peregrinacións” dedicada por Curso de Historia Comarcal del extinguido Centro de Estudios para Adultos.

En 2015 fue nombrado Hijo Predilecto de Sarria a título póstumo y su retrato fue incorporado a la Galería de Sarrianos Ilustres.

Fuente: Seminario de Estudos Sarriaos.

12
0